cultivo-nogal-pecano
Plantación de pecanos en la finca Cortijo Calonge / Agrónoma
Ante la demanda de nueces

Crecen las inversiones de nogal en el Valle del Guadalquivir

«Nueces de Calonge» compra una finca próxima de 60 hectáreas cuya plantación finalizará en esta semana

13 julio 2020, 09:00

El cultivo de la nuez continúa afianzándose en el Valle del Guadalquivir, donde suma nuevas inversiones de la mano de la marca comercial «Nueces de Calonge». Es la firma que nace en la finca «Cortijo Calonge», situada en el término municipal de Palma del Río, siendo la mayor plantación de nogal en una sola linde de Europa.

Cuenta con 315 hectáreas plantadas de nogal (de las variedades Howard y Chandler, en un 60 y 40%, respectivamente) y de pecan para fruto, estando el 20% de las más de 300 hectáreas certificadas en ecológico.

A estas hectáreas, ya en producción, se sumarán en los próximos años otras 60, tras la compra de una finca cercana, situada a unos pocos kilómetros de distancia, con las que la marca comercial prevé ampliar su cosecha.

Así, en estos próximos días, se prevé finalizar la nueva plantación de pecanos en la nueva finca, perteneciente al vecino término municipal de Lora del Río, una inversión que da respuesta «al aumento de demanda experimentado por el grupo empresarial tanto en el mercado nacional como internacional», declara Borja Murube, director del proyecto «Nueces de Calonge».

Su actividad se desarrolla desde el cultivo hasta la comercialización y venta de las nueces, pues en la finca Cortijo Calonge se ubica una planta industrial para pelar, secar y envasar las nueces que se cultivan en la propia explotación.

Próxima cosecha

A finales de septiembre comenzará la campaña de recolección de las primeras nueces en la finca. Una cosecha en la que, «pese a que ha sido un año agronómicamente muy complicado para el nogal, esperamos duplicar la producción del año anterior», declara Murube.

Así, aunque las últimas lluvias de la primavera fueron muy perjudiciales, provocando la caída del polen del árbol al suelo, la previsión es cosechar «entorno a 350.000 kilos de nueces y 25.000 de nuez pecana».

Se trata de una plantación todavía muy joven, pues «habrá que esperar al menos tres años más todavía para alcanzar la plena producción en la finca», explica el responsable del proyecto. No obstante, «el producto está funcionando muy bien en el mercado», donde está ganando cuota tanto a nivel nacional como internacional.

En el mercado interior, «hemos notado una mayor sensibilidad en el sector de la distribución por posicionar en sus lineales el producto de origen nacional tras la pandemia generada por el Covid-19, por lo que hemos ampliado contratos con nuevas cadenas de supermercados», explica.

En cuanto a la exportación, «ampliamos volumen en Alemania y en Grecia, donde ya estábamos presente, y nos estrenamos en el mercado italiano, dejando para el próximo año el proyecto de abordar los países bálticos».

El consumo de nueces a nivel mundial continúa creciendo, pues «por la cantidad de propiedades saludables que tienen las nueces, más que alimentos producimos medicinas». De hecho, este fruto seco aporta una cantidad importante de energía, siendo rica en fibra, proteínas, vitaminas B y E, grasas saludables, hierro, calcio, magnesio y fósforo, entre otras propiedades nutricionales. Un «superalimento» que ha llegado a Andalucía para quedarse.

Ámbitos