Excusas que todas nos ponemos para no hacer deporte (y sus soluciones)

  • Estilo de vida
  • HACE 3 meses, 10 días

Todos tenemos la voluntad de mejorar nuestro estado físico pero el ritmo de vida hace que necesitemos un extra de motivación para hacer deporte

El otro día publiqué una historia en mi cuenta de Instagram en la que anunciaba que comenzaba oficialmente mi operación bikini 2019. Preguntaba quién se animaba a unirse al reto de buscar junto a mí su mejor versión –que no tiene que ser un cuerpo perfecto– de cara al verano. Me sorprendió la cantidad de mensajes que recibí, la mayoría de ellos eran de chicas que querían hacer deporte, lo curioso es que todas tenían alguna excusa, algún contra que se lo impide.

Me llamó la atención porque todas ellas tenían en común la voluntad de hacerlo, pero al mismo tiempo aseguraban no poder por una cosa u otra. Y yo me digo, qué tontería, querer es poder. Entonces, ¿qué problema hay?

Una cosa me llevó a la otra y al final pude confeccionar, sin darle demasiadas vueltas, un listado de las excusas universales para, al final, no hacer deporte y seguir estancados en esa versión nuestra que nos gustaría cambiar o mejorar. Excusas en las que todos hemos caído alguna vez. Mi conclusión es que siempre se puede si es que de verdad se quiere. Os cuento las que más se repiten y las soluciones que se me ocurre.

No tengo tiempo

excusa-2

La más universal. Solo tienes que pensar cuántas horas al día dedicas a cosas que no son las imprescindibles, como puede ser el descanso, el trabajo o la familia. Por ejemplo, cuánto tiempo inviertes en redes sociales sociales al día. Si dedicáramos de esas casi dos horas diarias, como media, tan solo 15 minutos a hacer un entrenamiento HIIT en nuestra propia casa nuestro cuerpo cambiaría rápidamente y, lo mejor, nuestro cerebro nos lo agradecería mucho.

¿Y si vas al trabajo o la universidad caminando? Piénsalo y sé franca contigo misma, ¿de verdad no tienes 20 minutos al día para moverte un poco y hacer deporte? Más que tiempo, busca motivación. Si la falta de tiempo vienen por los hijos tampoco hay excusas que valgan. Si son bebés sal a pasear con ellos mientras duermen y si son un poco más grandes ¿qué tal si salís un par de tardes al parque a jugar un poco?

No tengo dinero para ir al gimnasio

Nunca ha sido tan fácil tener acceso al deporte como ahora, con cientos de entrenamientos virtuales en portales como Youtube o Instagram para realizar en casa. También se puede hacer deporte en la calle. Practicar power walking o running te hará sentir genial y es totalmente gratis.

Quiero entrenar en casa, pero no tengo material

bs-5-kettebell-1

Otra excusa de fácil solución. Pocos entrenamientos son más efectivos que el funcional; no hay que ser ningún experto porque el entrenamiento funcional imita los movimientos cotidianos –por ejemplo, una sentadilla no es más que imitar el movimiento que haces al sentarte- y para hacerlo no se necesita más que las ganas y el propio cuerpo.

Si además de la autocarga quieres introducir algo de peso te pongo un ejemplo: una garrafa de agua de 5 u 8 litros puede ser lo más parecido a un kettlebell, ¿has  mirado bien en tu despensa?

El deporte no me hace nada

Excusas para hacer deporte

Está claro que un buen entrenamiento debe ir acompañado de una dieta correcta para de verdad ser efectivo. Pero cuando no conseguimos ningún resultado lo más común es que lo que falla es la constancia, admitámoslo. Uno, dos o tres meses de gimnasio no va a aportar grandes cambios a tu forma física, sí a la mental, pero un año sí.

Tampoco nos sirve de mucho ir al gimnasio o salir a correr de forma puntual, los resultados vienen cuando nos tomamos el hacer deporte en serio. Date tiempo, disfruta de cada día de entrenamiento y todo llega.

Nadie me acompaña al gimnasio

excusas-3

Pocos lugares son más sociales que el gimnasio. Si vas a entrenar regularmente a la misma hora no tardarás en entablar conversación con alguien que coincida en horarios contigo. Aún es más fácil si te animas a las clases colectivas.

Estoy embarazada

Cómo fortalecer la espalda durante el embarazo

Siempre que tu médico no diga lo contrario, hacer deporte no es que esté permitido durante el embarazo sino que es clave e importante. Hay muchos tipos de entrenamiento para embarazadas, incluso clases específicas para ellas. Andar, por ejemplo, es fundamental para un embarazo sano y un parto más fácil.

Estoy desmotivada

excusas-hacer-deporte-1

¿El único secreto para evitarlo? Motivarte. Prueba distintos tipos de deporte hasta que des con el tuyo. Puede ser el entrenamiento en sala, el body pump, el zumba, el pilates, la natación o el crossfit… Hoy en día hay tantas opciones que es casi imposible que no haya alguna actividad deportiva en la que te sientas bien y con la que quieras repetir. Lo que resta tiene que venir de tu parte. No te olvides de algo, el cuerpo te pide lo que le das.

Tengo una lesión crónica

Excusas para hacer deporte

Consulta con tu médico, seguro que hay algún tipo de deporte sin impacto que es perfecto para ti y con el que no solo estarás más feliz sino que además te ayudará a llevar mejor tus dolencias.

¿Se os ocurren más excusas? Lo mejor es que son solo eso… excusas.

Fotos: Bretodó

Gema Amil

Gema Amil

¡Hola! Me llamo Gema y soy mujer y mamá. Sí, porque ambas cosas son igual de importantes. Y es que la maternidad puede ser nuestro mejor momento. ¿El truco? Tan sólo hay que saber apreciar la belleza de lo imperfecto. Una #mamafit es la que aprende a quererse por fuera y, sobre todo, por dentro. Acompáñame en mi nueva vida saludable y coqueta
Gema Amil
Gema Amil

Más en Estilo de vida