aceite-oliva-recurso
Aceite de oliva / Agrónoma
Novedades normativas

El nuevo escenario en el que se moverá el aceite de oliva

La modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria, el artículo 167 bis de la OCM y la nueva Norma de Calidad traen importantes cambios a la forma de producir y comercializar aceite de oliva

6 julio 2020, 13:03

En estos días nos encontramos en un periodo de audiencia para el anteproyecto de Ley que modifica la Ley 12/2013 de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. Debemos recordar que esta Ley viene a proteger a un sector estratégico como el agroalimentario y que por sus propias características es muy vulnerable.

Esta Ley y su reforma vendrá a dar transparencia a las relaciones comerciales entre proveedor y comprador, evitará conductas abusivas que la norma denomina prácticas negras y grises, acabará con la competencia desleal, obligará a la formalización de contratos en operaciones comerciales cuyo valor supere los 2.500 euros, con excepciones a operaciones de pago al contado a la entrega o en el caso de las relaciones entre cooperativas y entidades similares y sus socios.

Sin embargo, en estas entidades asociativas los estatutos o normas de régimen interno o campaña, deben establecer el procedimiento de determinación del valor del producto a entregar por los socios, ser comunicado de manera fehaciente y estar aprobado por el órgano de gobierno correspondiente.

Ahora el ámbito de aplicación se amplía con la transposición al derecho español de la Directiva comunitaria, basta que en las relaciones comerciales entre proveedor y comprador uno o ambos estén establecidos en la Unión Europea y que se especifique en el contrato someterse a la legislación española. También quedarán afectadas las importaciones por esta Ley de la Cadena.

No olvidemos el Real Decreto 5/2020 del pasado mes de febrero, que con carácter de urgencia modificó también el articulado de esta Ley, obligando en los contratos a indicar expresamente que el precio pactado cubren los costes de producción. Seguimos sin conocer cómo resolver esta exigencia pues, como ya hemos declarado, tenemos tantos costes de producción diferentes de un kilo de aceite como explotaciones de olivar.

Subrayamos este apartado pues va a generar muchos problemas y afectará, de no aclararse, precisamente al más débil, al olivar marginal y menos competitivo. Si hoy cotiza el aceite lampante a 1.700 euros la tonelada, todas aquellas cientos de miles de hectáreas de olivar en España que tienen un coste de producción superior, ¿no podrán vender?

Retirada obligatoria

Frente a otras opiniones emitidas y, quede claro que valoramos positivamente la reforma de la Ley, debemos decir que no esperamos que la misma cambie los precios en origen del aceite de oliva. Por el contrario, sí que tendrá efectos sobre los precios la aplicación al aceite de oliva del artículo 167 del Reglamento (UE) 1308/2013 de la OCM que cuenta ya con el visto bueno del Trílogo y que permite normas de comercialización para regular el suministro, es decir autorregulación mediante la retirada de determinadas cantidades de aceites.

Efectivamente, la retirada obligatoria de parte de los aceites producidos, en este caso en España, conllevará una menor oferta y una subida de los precios. Como toda acción conllevará una reacción que debemos esperar sobre las estrategias comerciales de la industria envasadora internacional y sobre otros países productores próximos y competidores.

También tenemos en puertas de ser aprobado el proyecto del Real Decreto de la norma de calidad de los aceites de oliva y de orujo de oliva. Subrayar que para «evitar posibles prácticas fraudulentas» se propone separar almazaras, refinerías y extractoras de orujo disponiendo de tres años para hacer los cambios.

Prohibición de vender AOVE en plástico

Otra medida propuesta en esta norma es prohibir a partir de enero del año 2023 la comercialización de los aceites de oliva virgen extra destinado al consumidor final en recipientes de plástico, salvo las monodosis.

Aunque no afectaría al comercio con el canal horeca, no olvidemos que en España, y según datos Nielsen, las ventas en establecimientos de libre servicio de aceites de oliva vírgenes extras en un 91% se envasan en botellas de pet, un 8% en botellas de cristal y un 1 % en latas. Y el comercio en la cadena corta, las ventas directamente desde las almazaras para autoconsumo de cosecheros y mercados locales, en su mayoría se hacen en este tipo de envases de plásticos.

Esperemos rectifique el Ministerio en este asunto, pues encareceríamos los aceites vírgenes extras y con ello caería su consumo. La medida pretende valorizar la categoría virgen extra y para ello proponemos que se exija el cumplimiento del Real Decreto 895/2013, que obliga en los establecimientos de hostelería y restauración a que los diferentes tipos de aceites puestos a disposición de los consumidores se haga correctamente etiquetados, con tapón irrellenable y podríamos ahora exigir que para la calidad virgen extra la botella fuera exclusivamente de
cristal.

Por último, destacar positivamente que se implementará un sistema de trazabilidad robusto que controlará en tiempo real todos los movimientos de aceites y que exigirá la clasificación de las diferentes categorías previamente a sus movimientos. Esto nos dará en todas las industrias un balance de masas por cada categoría de aceites vegetales.

Ámbitos