olivo-us-investigacion
Olivo / Proyecto Biovexo
Estudio de la US

Xylella fastidiosa: bioplaguicidas para ayudar a salvar el patrimonio olivarero

El proyecto Biovexo busca un bioplaguicida «sostenible y eficaz» contra una bacteria que ataca principalmente al olivar y se está extendiendo a otras como el almendro

16 septiembre 2020, 08:57

El proyecto Biovexo, en el que participan investigadores del Área de Toxicología de la Universidad de Sevilla, liderados por la Dra. Angeles Jos, se ha iniciado recientemente con el objetivo de «establecer, seleccionar y validar bioplaguicidas sostenibles y de alto rendimiento que hayan demostrado ser eficaces contra la bacteria patógena Xylella fastidiosa».

Hay que destacar que, desde 2013, la expansión de Xylella se ha incrementado rápidamente en España e Italia debido a su transmisión por un insecto vector. Este patógeno daña gravemente y a menudo destruye el olivar en pocos años, produciendo el llamado síndrome del decaimiento rápido del olivo.

En busca de una solución para combatir la Xylella

Por ello, esta investigación surge para buscar una solución para Europa, que corre el peligro de perder sus cultivos de olivo. Si bien, aunque ya existen algunos productos en el mercado, «aún no hay plaguicidas que hayan demostrado científicamente ser eficaces frente a Xylella», según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Xylella se está extendiendo a otros cultivos, tales como el almendro, donde España y en particular Mallorca, han sido gravemente afectados. Esta bacteria patógena también se ha encontrado en Francia, Portugal e incluso Israel, lo que pone de relieve la amenaza que supone para la agricultura mediterránea.

En toda Europa se prevé que Xylella cause pérdidas sustanciales de entre el 35-70% del rendimiento de la cosecha en el olivar y del 13% en el almendro. Dos millones de toneladas de producción de aceite de oliva están potencialmente en riesgo en Europa «a menos que se encuentre un tratamiento eficaz para la bacteria», explican desde la US.

«Hasta la fecha, no existe una solución orgánica en el mercado para luchar contra la devastación causada por Xylella, por lo que urge desarrollar bioplaguicidas sostenibles que combatan la expansión de la enfermedad», aseguran los investigadores.

Actuaciones del proyecto

De este modo y en respuesta a la creciente amenaza de brotes de Xylella en Europa, el proyecto Biovexo tiene como objetivo «eliminar la enfermedad a largo plazo e introducir medidas de gestión que sean viables tanto desde el punto de vista económico como medioambiental».

Asimismo, Biovexo establecerá un conjunto de bioplaguicidas (cepas bacterianas, metabolitos microbianos, extractos de plantas, hongos entomopatógenos) que, en combinación, se focalizarán sobre la bacteria Xylella directamente, y actuarán también sobre el insecto vector transmisor de la enfermedad.

Como aseguran los integrantes del proyecto, estos productos serán probados previamente a su introducción en el mercado y se examinarán sus propiedades preventivas y curativas.

Así, durante esta investigación se llevarán a cabo validaciones de campo a pequeña escala y con las formulaciones «más prometedoras» se realizarán estudios piloto a gran escala y evaluaciones reales en Apulia (Italia) y Mallorca.

Igualmente, realizará una evaluación de su toxicidad y sostenibilidad, evaluándose dichos productos en relación a su potencial económico, cumplimiento normativo e idoneidad para la producción a escala industrial.

El Consorcio BIOVEXO

El proyecto Biovexo, titulado «Biocontrol de Xylella y su vector en olivo para el manejo integrado de plagas», se ha implementado por un variado consorcio de 11 socios, tal y como requiere la naturaleza multidisciplinar del proyecto.

Los socios del proyecto son: RTDS Group (Austria), que actúa como coordinador del proyecto; el Austrian Institute of Technology (Austria), coordinador científico; Consiglio Nazionale delle Ricerche (Italia); Centro di Ricerca, Sperimentazione e Formazione in Agricoltura Basile Caramia (Italia); Universiteit Antwerpen (Bélgica); Globachem NV (Bélgica); Domca SA (España), Acies Bio Biotehnološke Raziskave in Razvoj Doo (Eslovenia), Aimerit SL (España); Asociación Agraria De Jóvenes Agricultores (España) y la Universidad de Sevilla.

En concreto, investigadores del grupo CTS-358 Toxicología, del Departamento de Nutrición y Bromatología, Toxicología y Medicina Legal, participarán en la evaluación toxicológica de las formulaciones, «contribuyendo a garantizar su seguridad tanto para el hombre como el medio ambiente». La duración de la investigación es de cinco años.

Este proyecto ha recibido financiación de la Bio Based Industries Joint Undertaking (JU) en virtud del acuerdo de subvención nº 887281. La JU recibe apoyo del Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea y del  Consorcio de Industrias de bio-productos (Bio-based Industries Consortium).

Ámbitos