lengua-azul-serotipos
Zonas de restricción por la Lengua Azul / MAPA
Sanidad animal

Detectado el virus de la lengua azul en una cabra de Huelva

Las autoridades veterinarias ya han reforzado las medidas ya existentes de prevención, vigilancia y control en la zona

13 noviembre 2020, 09:00

Los Servicios Veterinarios Oficiales de la Junta de Andalucía han notificado el primer foco del serotipo 1 del virus de la Lengua azul en la presente temporada de actividad vectorial 2020-2021.

La detección se ha realizado en una cabra, presente en una explotación centinela en el entorno de Doñana, en la provincia de Huelva, comarca situada en la zona de restricción frente a los serotipos 1 y 4 del virus de la lengua azul.

La muestra se tomó en el marco del centinelaje del Programa de Vigilancia Activa de Lengua Azul y se obtuvieron resultados positivos por la técnica de PCR en el Laboratorio de Sanidad Animal de la Junta de Andalucía, resultado confirmado por el Laboratorio Central de Veterinario de Algete, Laboratorio Nacional de Referencia para la Lengua azul en España, determinándose que se trataba de un aislado del serotipo 1 del virus.

Último caso

El último foco del serotipo 1 en España había sido notificado en diciembre de 2017, en la comarca de Linares (Sierra Morena/Campiña de Jaén) en la provincia de Jaén.

Ante la constatación de la recirculación del virus, las autoridades veterinarias han reforzado las medidas ya existentes de prevención, vigilancia y control en la zona, se ha procedido así mismo a la notificación oficial del foco a la Comisión Europea, resto de Comunidades Autónomas y sectores implicados.

Hay que recordar que la lengua azul, o fiebre catarral ovina, es una enfermedad viral incluida en el Código Sanitario para los animales terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), y en la lista de enfermedades de declaración obligatoria de la Unión Europea.

Ganado ovino, el más afectado

La especie ovina es la más afectada normalmente, mientras que bovino y caprino no muestran normalmente ningún signo clínico de la enfermedad y pueden actuar como portadores. La gravedad de la enfermedad varía en las diferentes especies, dándose los síntomas más graves en los ovinos , donde puede causar la muerte, pérdida de peso e interrupción del crecimiento de la lana.

Ámbitos